martes, marzo 21, 2017

Treinta


Este año termina con la una lección que aprendí directamente de la imagen de arriba.

1-El Hombre duplicado - José Saramago. Quedé intrigada al saber que había la versión película con Jake Gyllenhaal; tenía curiosidad de saber cómo el filme habría captado la atmósfera soporífera que narra el libro, la vida tediosa y repetitiva de Tertuliano Máximo Alfonso (gran nombre, debo añadir), no me dejó decepcionada en esa parte. La fotografía ayudó mucho a crear ese sentimiento embotado que caracteriza a Tertuliano Máximo Alfonso hasta que se cruza con su gemelo malvado.El final del libro da para seguir imaginando todas las posibilidades que podrían ocurrir después de cerrar el libro e inhalar por última vez el olor de sus hojas; divagar por todo lo que puede ocurrir después es una excelente forma de cerrar una lectura como esta. Lo mismo me paso con Intermitencias de la Muerte. El final de la película te deja con otra sensación, algo cuando no crea posibilidades de descenderse, más bien te plantea un mundo de nuevas cuestiones, tantas que te das cuenta de que ese final está fuera del universo de la película, como una extensión de un drama completamente diferente, pero eso pertenece a otra queja.

2-El Arte de la Guerra - Sun Tzu. So much words, so much wisdom.

3-Siempre Alice - Lisa Genova. Sufrí éste libro tanto cuando leí Un Litro de Lagrimas de Aya Kitou, me enfermé con el libro al mismo ritmo que sus protagonistas. No me gustó la película pues creo que le robaron mucho sentido al libro, sin mencionar a la chica que simplemente no puede quitarse esa cara tallada en piedra, ¡Dios! ¿algún día veremos una expresión en ese rostro que no nos de flojera?

4-El Viento de Las Horas - Ángeles Mastretta. Publicación de un cuaderno de notitas que no tienen relevancia alguna, excepto para quien las escribió.

5-En Busca de Klingsor: lo sorprendente de Volpi es que aunque su escritura es, por decirlo de alguna manera, lenta, no aburre en lo más mínimo. La crudeza con que describe a sus personajes con fallas y defectos de carácter incluirían a la novela en un género que por lo regular no me gusta mucho, pero esta, a pesar de su realidad e injusticias impresas mantiene algo de la magia de contar una historia que empezó como búsqueda de una leyenda. Normalmente me sentiría defraudada cuando el misterio que da origen al título del libro no se revela ni se aclara un poco, pero creo que la sorpresa con la que termina el libro llega a la altura de haber develado el secreto.

6-El Mago de Oz - L. Frank Baum. Nunca creí que la verdadera historia estuviera tan llena de episodios negros escritos con tinta rosa.

7-Susurros - A. G. Howard. Primer entrega de una trilogía para adolescentes que trata sobre la descendencia de la propia Alicia del País de las Maravillas. Debo añadir que tras ser un libro para adolescentes que tiene un clásico triangulo amoroso entre el mortal del bien y conveniente y el malo peligroso que va tras los huesos de la simple pero especial protagonista tiene sus detalles fantásticos al describir el mundo al que entró la pequeña Alicia con otros ojos un poco más oscuros.

8-Pesadillas y Alucinaciones - Stephen King. Mr Stephen King, nunca me decepciona.

9-Los Gatos Guerreros I - Erin Hunter. 

10-Artemis Fowl - Eoin Colfer. I like it.

11-Memorial de un engaño - Jorge Volpi. Inicié la temporada de Amar a Jorge Volpi, mi segundo libro de él llegó al nivel del primero.

12-Kitchen - Banana Yoshimoto. Esta escritora tiene un no sé qué, que no sé qué me da. Sus libros siempre me llenan de malancolía, una melancolía buena, ¿me entiendes?, pero melancolía.

13-Tsugumi - Banana Yoshimotot. Estoy dispuesta a sufrir y disfrutar cada libro que encuentre de ella.

14-Cuadernos de Hiroshima - Kenzaburo Oé. Nada de lo que esperaba. En el mal sentido. Oscar Wilde decía que un libro sólo podía estar bien escrito o mal escrito, éste fue el segundo.

15-Una Serie de Eventos Desafortunados - Lemony Snicket. Sin comentarios, no soy capaz.

16-Los Gatos Guerreros II - Erin Hunter. Me sigue gustando.

17 - Los Borgia - Mario Puzo. Bueno, muy bueno.

18-Artemis Fowl 2, Encuentro en el Ártico - Eoin Colfer

19- The Strain - Guillermo del Toro y Chuck. Cuando lo tompe del estante no tenía idea de que era el título de la serie, pues en español lo llamaron Nocturna. Bah!

20-La Ciudad de los Prodigios - Eduardo Mendoza. Es el libro favorito de quién me lo prestó, pero nunca pude entender por qué, todo el tiempo estuve esperando a que la lectura llegara a un climax que nunca pasó. Describía la protagonista como alguien muy inteligente y así solamente lo tenías que aceptar: "Onofre Bouvila es un hombre inteligente" decía y nada más. En más de 300 hojas no hubo oportunidad para demostrar que Onofre era un tipo muy inteligente.

21 - Tr3s - Ted Dekker. Uno de los pocos libros en que no es posible discernir quién es el malo.

22. Cazadores de Sombras 2 - Cassandra Clare. Lo leí por la serie, o eso fue lo que me dije para leerlo. Ahora quiero leer el tercero y no tengo una buena excusa para hacerlo.

23- Artemis Fowl 3- Eoin Colfer. En este punto la saga comienza a ponerse seria.

24- Oscuro Bosque  Oscuro - Jorge Volpi.  Este autor comienza a posicionarse como uno de mis escritores favoritos. Este libro es tan negro y tan elegante!

25- Los Tipos Duros no Bailan - Norman Mailer. Este libro lo leía mientras escuchaba Jully Talk. Fue un complemento sonoro y literario increíble.

Y así cerré mi año, sumamente flojo.


jueves, agosto 04, 2016

Esa Sensación

-¿Has tenido esa sensación en la que tu corazón roto en mil pedazos se une para llenarse de luz cuando reaparece esa persona en tu vida, que lo rompió en primer lugar, y te regala con esa mirada de reconocimiento y entendimiento que por mucho tiempo anhelabas; y al siguiente segundo tu corazón resquebrajado comienza a desmoronarse de nuevo porque tu cerebro reconoce que en el presente, en estas nuevas circunstancias nada será como lo fue antes, que esos tiempos jamás van a regresar de nuevo porque para llegar a eso más que una máquina del tiempo necesitas una limpieza de memoria y rogar que con olvidar todo no estés destinado a cometer los mismos errores que te llevaron a ese preciso instante del que tratas de alejarte en primer lugar?


-¡Perfecto!, Yo tampoco, soy lo suficientemente insegura como para negar esa afirmación.

lunes, febrero 22, 2016

Veintinueve

  • So, here is it.

Este año fue de lecturas placenteras, nada de obligaciones (a excepción de metamorfosis que fue una tortura leer), puro goce y disfrute y aquí la lista:

1. El hotel del Terror de Wilkie Collins. Aún no entiendo eso de la fragilidad de las mujeres por desmayarse por lo que sea, me pregunto cuál es, esencialmente, la razón médica por la que en ese siglo se escribiera sobre los desvanecimientos de las mujeres como algo totalmente normal. Recuerdo una única reacción normal en que un personaje de Jane Austen muere por desvanecerse en medio de la nada.

2. El Juego de Ender de Orson Scott Card. No tengo palabras. Tengo traumas. Creo que es uno de los pocos libros en los cuales es recomendable ver primero la película ya que la descripción de las batallas en los simuladores se pierde un poco, y en la película las batallas están bien armadas. 

3. La metamorfosis de Franz Kafka. Lo sufrí y lloré de angustia. Soy insectofobica y leer sobre alguien que se convierte en un gigante cucarachón es una tortura porque a cada página le iba acompañada su carga de escalofríos. Qué tan complicado era dejar en claro que la familia era olgazana y convenenciera sin meter al enorme bicho en la trama.

4. Cazadores de Sombras, Ciudad de Hueso de Clarissa Claire. Libro para adolescentes y no de los que sigues disfrutando aún después; es bueno para matar el tiempo. Acaba de salir la serie respecto a los libros y película. La película es mejor y la serie aún no la he visto pero sus personajes se ven tan efebos que noo sé si algún día me anime a verla, o a continuar leyendo la saga.

5. Hermosas Criaturas de Garcia y Stohl. Ibidem, a excepción de la serie. No hay serie.

6. La Biblioteca de Los Muertos de Glenn Cooper. Interesante y entretenida. Lectura ligera, fue como ver una película dominguera.

7. School of Fear de Gitty Daneshvari. Me gustó, aunque es para público pequeño (de edad, no cantidad de personas) es disfrutable y entretenido. Hay otros dos volúmenes que me gustaría leer y están en la lista de espera.

8. Zombi de Joyce Carol Oates. Dios, este libro es genial, contagia la enfermedad del personaje aunque es repugnante y desagradable (el personaje y la enfermedad) te mete en lo profundo de su cabeza que llegas a desear matarlo con tus propias manos y al mismo tiempo contienes el aliento cuando está a punto de ser atrapado por sus fechorías. Libro muy bueno, enfermo pero bueno.

9. El Sueño de Albión de Roger Norman. Es como leer las aventuras de nuestros ancestros, dónde la magia y leyendas eran la vida común.

10. El diario de Bridget Jones de Helen Fielding. No fue tan bueno como el primero aunque es igual de disfrutable y entretenido.

11. El Gran Gatsby de F. Scott Fitzgerald. 

12. El Diario de Bridget Jones 3 de Helen Fielding. En este Bridget pierde mucho de sí, uno pensaría que es lógico por el gran trauma que vive y del cual no estuve nada de acuerdo de que ocurriera. Acabó con mis fantasias y las ganas de vivir porque cómo fue posible que aquello pasara, aunque adminto es la clave de que un nuevo diario fuera escrito pero aún así sigo enfadada por el giro que da la vida de Bridget, se pierde algo de inocencia.

13. The Perks of Being a Wallflower. Todo mundo debería de leer esto, y ver la película, ambas son geniales.

14. La Insoportable Levedad del Ser de Milan Kundera. Si la película estuvo buena, con el libro me quedo corta de palabras. Una obra de arte.

15. El Ocho de Katherine Neville. Empezó como una novela histórica conjunta con leyenda y termino como una novela romántica totalmente previsible, lo único disfrutable es la parte de la leyenda, conoces a un Napoléon Bonaparte joven, su pequeña hermana y una confusa Catalina la Grande, zarina de Rusia.

16. Batman The Killing Joke de Alan Moore. Es un comic, lamento decir que no he leido muchos comics en mi vida y este se cruzó por mi camino. Me encantan las historias para niños oscuras, estas lecturas exploran lados oscuros y profundos del alma humana. Joyas.

17. Oliver Twist de Charles Dickens. Un clásico no valorado lo suficiente.

18. Ana Karenina de León Tolstoi. Por ser Rusa tiene la tristeza impresa junto con la tinta. Uno empieza leyendo a los rusos con el corazón en la mano atentos a cuando el dolor empiece y una melancolía reine hasta el final de la lectura, pero me sorprendió que no haya sido así, más bien la lectura me consternó demasiado, me uní al bando de Alekséi Aleksándrovich (Nota, la mayoría de los personajes masculinos tienen como primer nombre Alekséi, por lo que toma algo de tiempo identificar a cada cual) por lo que seguí todas las pericias de Ana con un toque de reproche y al final vi su partida como la factura del karma. No es que sea puritana, estaba de acuerdo en que podía enamorarse de alguien más, pero Vronski no era el ejemplo de una persona interesante o inteligente como para provocar semejante fijación descrita, era más bien simple y caprichoso, Ana terca y caprichosa, ademas de que cargaba con un papel de mártir inmerecido, pero Karenina fue diferente, Karenina evolucionó dentro de la trama, sufrió el daño colateral, y aunque se aferraba a imposibles había más sinceridad en sus actos que la tonta de Ana jamás supo apreciar.

19. La Voz de los Muertos de Orson Scott Card. Es una joya a pesar de su puritanismo explicito. Después de Leer el Juego de Ender no creí que la secuela fuera a mejorar la primer parte, considerando que el genero cambia drásticamente pero no fue así, ambas partes tienen su hermosura.

20. El Primer Amor de Joyce Carol Oates. Nada tas oscuro como Zombie, pero tiene lo suyo.

21. Pequeñas Avalanchas de Joyce Carol Oates. Como había quedado deslumbrada por Zombie procuré leer todo lo que encontrara de Joyce, pero al final se hizo un poco repetitivo por lo que me detuve. No digo que sea malo su trabajo pero tampoco sé si algún día vaya a retomarlo de nuevo.

22. El Libro del Cementerio de Neig Gaiman. He leido tan buenas críticas de Neil, tengo un libro en espera de él y sus comics y sus demás libros que para ser el primero fue excelente. Gaiman tiene mucha elegancia en sus historias, hasta me siento refinada de sólo tocar la portada. Muy bueno, muy recomendable.

23. Followme de Julie Hearn. Son de esas historias extrañas que encuentras muy pocas veces en la vida, algunas son buenas y otras son malas, pero la extrañeza de la historia es fantástica, medio oscura, medio de aventura e inocencia.

24. Los Doce de William Gladston. Lo tomé porque la portada prometía un desarrollo muy interesante sobre los mayas, nada más alejado de la realidad, fue como leer un libro de superación personal. Me dejó con tan mal sabor de boca que aunque no fue un desperdicio de tiempo espero no toparme de nuevo con este tipo de lecturas.

25. Witch and Wizard: condenados de James Patterson: Libro para adolescentes como los juegos del hambre o divergente pero con brujos y muggles que se hacen llamar humanos, totalmente predecible aunque debo admitir tiene sus momentos interesantes. Perfecto para perder el tiempo.

26. Relatos Inconfesables de un Monje de Gervaise de Latouche. Es un marques de Sade sin el toque imaginativo, puro sexo descrito simple y literalmente. el Marques escondía literatura en sus historias lujuriosas, esto se sintió muy plano.

27. El amante de Lady Chatterley de DH Lawrence. Me imaginé la historia muy diferente. Entiendo lo de la prohibición de la historia en sus tiempos pero esperaba más en verdad, No quedé totalmente desilusionada, solo con la espera de más.

28. Las Intermitencias de la Muerte de Saramago. Soy fan de Saramago, pero he de admitir que en este libro habían muchas historias muy diferentes como para juntarlas, cada una merecía su espacio propio, se sintió mas como si perdiera el rumbo en más de una ocasión y se desviara por las ramas de su imaginación llegando a lugares diferentes a los que quería llegar. No digo que sea malo, sólo que es un libro disperso, un libro que tenía muchos libros y los forzaron a encajar en la misma pasta.

En imagen mi dibujante favorita del momento Sarah Andersen. Sé que cualquier parecido con su personaje es pura coincidencia.

martes, junio 16, 2015

Llegar a la Cocina


“Una vez en una hoja amarilla de papel con rayas verdes
escribió un poema
Y lo llamó “Chops”
porque así se llamaba su perro
Y de eso trataba todo
Y su profesor le dio un Sobresaliente
y una estrella dorada
Y su madre lo colgó en la puerta de la cocina
y se lo leyó a sus tías
Ese fue el año en el que el Padre Tracy
llevó a todos los niños al zoo
Y les dejó cantar en el autobús
Y su hermana pequeña nació
con las uñas de los pies diminutas y sin pelo
Y su madre y su padre se besaban mucho
Y la niña de la vuelta de la esquina le envió una
tarjeta de San Valentín firmada con una fila de X
y él tuvo que preguntarle a su padre que significaban las X
Y su padre siempre le arropaba por la noche
Y siempre estaba ahí para hacerlo
Una vez en una hoja blanca de papel con rayas azules
escribió un poema
Y lo llamó “Otoño”
porque así se llamaba la estación
Y de eso trataba todo
Y su profesor le dio un Sobresaliente
y le pidió que escribiera con más claridad
Y su madre nunca lo colgó en la puerta de la cocina
porque estaba recién pintada
Y los niños le dijeron 
que el Padre Tracy fumaba puros
Y dejaba colillas en los bancos de la iglesia
Y a veces las quemaduras hacían agujeros
Ese fue el año en que a su hermana le pusieron gafas
con cristales gruesos y montura negra
Y la niña de la vuelta de la esquina se rió
cuando él le pidió que fuera a ver a Papá Noel
y los niños le dijeron por qué
Su madre y su padre se besaban mucho
Y su padre nunca le arropaba en la cama por la noche
Y su padre se enfadó
cuando se lo pidió llorando.
Una vez en un papel arrancado de su cuaderno
escribió un poema
Y lo llamó “Inocencia: una duda”
porque esa duda tenía sobre su chica
Y de eso trataba todo
Y su profesor le dio un Sobresaliente
y lo miró fijamente de forma extraña
Y su madre nunca lo colgó en la puerta de la cocina
porque nunca se lo enseñó
Ese fue el año en que murió el Padre Tracy
Y olvidó cómo
era el final del credo
Y sorprendió a su hermana
fajando con uno en el porche trasero
Y su madre y su padre nunca se besaban
ni siquiera se hablaban
Y la chica de la vuelta de la esquina
llevaba demasiado maquillaje
Que le hacía toser cuando la besaba
pero la besaba de todas formas
porque tenía que hacerlo
Y a las tres de la madrugada se metió el mismo en la cama
mientras su padre roncaba profundamente.
Por eso en el dorso de una bolsa de papel marrón
intentó escribir otro poema
Y lo llamó “Absolutamente nada”
Porque de eso trataba todo en realidad
Y se dio a sí mismo un Sobresaliente
y un corte en cada una de sus malditas muñecas
Y lo colgó en la puerta del baño
porque esta vez no creyó
que pudiera llegar a la cocina.”
— The Perks Of Being a Wallflower


La muerte no es mi tipo pero no significa que no me atraiga.

lunes, abril 06, 2015

We Are...


Just drop everything...

Abril 06, 2015

Las cosas parecen estar mejorando después de la tempestad, me pregunto cuánta culpa tuve en aquella tormenta. No soy una santa pero sin lugar a dudar fui la mayor parte responsable de mi desgracia.

Me hacía mal pensar que solo había un activo en esta historia, creo que lo que calmó mi espíritu fue saber que no sólo yo ponía empeño en que todo se arreglara, o se "arreglara". No sé hasta que punto podamos llegar al principio.

Siendo honesta quería que todo fuera como lo veo en televisión, que hubiera esa conexión, no sé si puedo decir que todo se arregló, tal vez sólo me hacía falta mirar desde otro enfoque y concentrarme en lo bueno.

Las cosas cambian. 

Mi Asperger no me facilita adaptarme a cambios que yo no he decidido y creo que es lo que más me molesta y más se me complica, dejar ser a los demás tal y como son es la solución lógica y creo que es la única.

Sigo sin sentirme segura de nada o la alusión al cambio aún me molesta, pero ¿qué hacer?

We are who we are.

Es cierto, no importa la educación o el hábitat en el que nos desarrollamos, siempre seremos lo que somos sin importar el ambiente, el entorno, solo sé que así soy yo, la que no se adapta, la diferente al resto, la chica callada y solitaria aunque muchos no lo vean.

Soy sincera y cínica, me he ganada mi derecho a ser sarcástica y hasta ser una perra con el mundo, a quién le importa en realidad. No a mí, ya no. Soy el resultado y no estoy aquí para juzgarlo, sólo soy.

viernes, enero 02, 2015

Veintiocho

Veintiocho



Y así fue como perdí mi oportunidad de ser parte del club de los veintisiete. La culpa es mía: demasiados pendientes, poco tiempo, nada de tiempo y luego puf, día veintisiete.

Como sea, sigo aquí y como es costumbre en mí, me propongo a hacer el balance de libros del año y así empieza:

Hace un año recibí de regalo la colección de Los Juegos del Hambre y la verdad que bueno que hay películas. Los libros no son la gran maravilla en esta ocasión. Katniss nunca crece ni madura, sigue siendo una adolescente obligada a tomar decisiones difíciles y tomando las peores o menos ideales.

Sí, sé que es una niña, que era inocente pero !Por Dios!, cuando hubo llegado el momento hasta Harry creció y se adaptó a la situación actual, cosa que la Katnis Literaria no pudo ni quiso hacer. El personaje es débil en cualquier sentido. En conclusión: es bueno para pasar el rato pero sólo si no hay nada bueno en la tele.

-Yo Soy Malala

Libro interesante si te gusta la historia, a mí me encanta la historia así que me gustó. El libro no sólo habla de Malala sino que hace un recuento en la historia de su país y su pueblo lo cual es bueno en un libro. Malala sólo entra en una parte de la historia, el único pero es que a pesar de todo Malala tiene esperanzas y cree que la bondad de su corazón puede ser suficiente para sanar a su pueblo.

-Paul Auster

La serie Paul Auster son interesantes hasta cierto punto, después se vuelven sumamente repetitivas y predecibles, al final sólo decepcionantes. Leviatán tenía potencial en el primer 25% del libro, después de eso fue más paja que pasto. Todo lo lleva a un nivel en el que esperas demasiado y termina con nimiedades que dejan un vacío en el libro, Al final agradeces el final de libro.

-El Diario de Bridget Jones

Bueno, muy bueno. nada de peros, nada de quejas, muchas risas, sí. No lo recomiendo leer en público.

-Paula de Isabel Allende

Es como leer a Ángeles Mastretta, en cierto punto Mujeres de Ojos Grandes y Paula comenzaron en circunstancias similares. Contiene historias y anécdotas que solo escuchas en platicas con la abuelita. Me gustó, libro sencillo lleno de historia vista desde los ojos de la autora, podría ser también una autobiografía bien escrita.

-Stieg Larsson

La serie Millenium es una de mis favoritas. Lisbeth Salander es mi nuevo modelo a seguir y aunque el segundo y tercer volumen son más largos que el primero la verdad es que no se siente porque el autor agrega cosillas que hacen muy amena la lectura, mantiene el nível de suspenso en cada capítulo que te obliga a seguir leyendo sin dejar de parar.

Los demás libros que no comento no es que no hayan sido buenos o satisfactorios, sólo que pues quiero librarme de la lista y comenzar la de éste año, así que aquí están los del 2014:

1. Los Juegos del Hambre de Suzanne Collins
2. Momo de Michael Ende
3. En Llamas de Suzanne Collins
4. Sinsajo de Suzanne Collins
5. Yo Soy Malala de Malala Yousafzai y Chris L.
6. Los Tres Mosqueteros de Alejandro Dumas
7. Arthur y Los Minimoys de Luc Besson
8. El Conde de Montecristo de Alejandro Dumas
9. Nerón, Diario de un Emperador de Pedro Gálvez
10. One For The Money de Janet Evanovich
11. Hot Six de Janet Evanovich
12. Ensayo Sobre la Ceguera de José Saramago
13. HP y el Príncipe Mestizo de J.K. Rowling
14. El Concurso de las Brujas de Eva Ibbotson
15. El Diaro de Bridget Jones de Helen Fielding
16. El Signo de los Cuatro de Arthur Conan Doyle
17. Ciudad de Cristal de Paul Auster
18. Fantasmas de Paul Auster
19. Paula de Isabel Allende
20. Sueño Profundo de Banana Yoshimoto
21. Leviatán de Paul Auster
22. Millennium 1. Los Hombres que no Amaban a las Mujeres de Stieg Larsson
23. Millennium 2. La Chica que Soñaba con una Cerilla y un Bidón de Gasolina de Stieg Larsson
24. Millenium 3. La Reina en el Palacio de las Corrientes de Aire de Stieg Larsson

Me enorgullece decir que este año fue muy bueno en lecturas y que el número no es tan humillante como el del año pasado aunque mi propósito de año nuevo es que el número por lo menos se duplique.

viernes, septiembre 12, 2014

Isn’t it Funny?



Tengo dudas existenciales, en parte porque estoy medio aburrida, en parte porque acabo de leer El Diario de Bridget Jones, uno de mis libros favoritos de lo que va del año.

Tengo un buena lista de reproducción, I mean, he encontrado buena música últimamente y aunque mis cachorros se quejen de mi música repetitiva ¿Qué puedo decir? si algo en verdad me gusta me cuesta trabajo dejarlo ir.

Estas ultimas semanas he descubierto algo de mí que no sé si sea bueno o malo. Hace algunos días me encontré mal, revaluando mi situación en todo sentido y me di cuenta de que cuando me siento defraudada o triste me da por optar una actitud de malvada bitch y no me refiero a Cruela de Vil, estoy hablando de verdadera maldad a lo Joker. Joder por joder, el gusto de hacer cosas crueles que llenan mi espíritu de verdadera complacencia. ¿Estoy loca, soy una psicópata potencial, como una larva de maldad esperando a ser liberada en algún momento y lo peor, disfrutándolo? ¿cuál es mi problema? Sé que en algún lado aún sigue la Hippie dentro de mí, pero, ¿dónde?

Como sea, después de la tormenta vino la calma y ahora recuerdo con nostalgia aquellos días en que, como Peter Bateman, no deseaba un mundo mejor para nadie. Ahora, no sé si quiero un mundo mejor para mí y para todos los que me rodean.

"Isn’t it funny how day by day nothing changes, but when you look back, everything is d i f f e r e n t.” 
C.S Lewis

viernes, septiembre 05, 2014

I Miss Him



Oh stupid girl, love is only found in books and poetry. Not in life.
Mariam Hayaat Khan in Veer-Zaara

¡Dios!, ¿Cuánto tardé en darme cuenta?

Haz una lista, me decía a mi misma desde hace años. No lo creí necesario, no creí que tuviera la respuesta o las respuestas, plural suena más conveniente. Al final me quedé con un ¿Para qué hacerlo? No es que realmente importe hacerlo ahora. Y de todos modos lo voy a hacer.

Lo extraño. Es curioso porque no tengo qué extrañar, pero lo hago.

Es un eco que suena desde tiempos lejanos. No todos los días lo siento, solo algunos. Fingir que no me duele ahora no es tan trabajoso, ahora no me quita el aliento como solía hacerlo en aquellos años. No sé que años, o cuántos, sólo sé que fue hace bastante el tiempo, el suficiente para que solo lo recuerde en ciertos días.

Tampoco recuerdo cuándo lo conocí. Simplemente ya estaba ahí. Tirando de la manga de mi suéter para evitar que me atropellaran, dándome libros (aventándose, sería más exacto) que no podía no leer. También estaba ahí cuando escuchaba buena música que no conocía, o poniéndome jazz bajito mientras hablábamos para educarme.

Recuerdo que también estaba ese día cuando no quería levantarme de la cama, y también cuando decidí darle un giro a mi vida.

Estuvo aquella noche que tuve la pesadilla horrible y desperté con lagrimas en ojos jadeando, me rodeó con sus brazos y dejo hundirme en su hombro, me dejó mojarle y moquearle su playera sin una queja.

Cuando estaba aburrida no lo dejaba en paz, discutía con él por todo y si me dejaba ganar la discusión lo acusaba de condescendiente y si no daba su brazo a torcer lo acusaba de testarudo. Creo que sólo quería ver cuando se desesperaba exhausto por tanto argumentar. Al final por el cansancio o el hartazgo restregaba sus grandes manos desde su barbilla hasta su rizado espeso negro que despeinaba elegantemente, sólo entonces me callaba y me sentaba a su lado, lo besaba para que me perdonara mi berrinche.

Aun increíblemente esto no lo extraño. Había muchos días y horas en que no lo veía junto a mí. El tiempo es un tirano inclemente y a veces sólo no había manera de juntarnos. Otro día, me decía, le decía. Un día el Otro día no llegó.

No sé tampoco en que momento se fue o cuál fue la última conversación. No tuvimos despedidas, eso es seguro. Tampoco me arrepiento de eso, no sabría cómo despedirme de un personaje como él.

No sabría decir qué extraño de él. No estoy segura que lo extrañe en verdad, quizá sólo extraño la persona que era en aquellos años, aquella que aún creía, aquella cuyos pies no están tan atados  al piso, aquella que aún se deslumbraba por los colores del mundo.

Lo extraño, pero no a él.